Cuando la perrera municipal me atrapo en la Plaza San Martin y me encerro sin motivo, Lourdes de Amigo Animal me liberó y me encontró un hogar.